Salud en el Camino

Estos son los problemas de salud más frecuentes durante el Camino de Santiago:

Ampollas en los pies: Se pueden evitar utilizando calzado cómodo y transpirable. Nunca utilices calzado nuevo, debe estar ya bien adaptado a tus pies, y además invierte algo en buenos calcetines de algodón. No es recomendable tomar duchas de agua caliente antes de empezar a caminar para que la piel no se reblandezca, porque esto es lo que facilita que aparezcan las ampollas y rozaduras. También es bueno meter los pies en agua fría con sal una vez finalizado el trayecto diario. Existen trucos para que puedas seguir caminando a pesar de las ampollas.

Agujetas y contracturas musculares: Se pueden evitar calentando antes de empezar a caminar y siguiendo nuestro propio ritmo, sin forzarnos. Cada cierto número de kilómetros, o cuando sintamos tensión en las piernas debemos parar y realizar unos estiramientos, que evitan que se produzcan las agujetas. Es ideal también un masaje muscular al final de cada etapa. En algunos albergues “trabajan” masajistas voluntarios, si tienes la suerte de dar con alguno te alegrará la etapa.

Esguinces y tendinitis: En estos casos para recuperarse el reposo absoluto se hace imprescindible. Además debes ponerle frío local -una bolsa con hielo- ayudará a bajar el hinchazón. Es recomendable un analgésico-antiinflamatorio para aliviar el dolor. Se debe acudir al médico en caso de que no mejore con el reposo en un par de días. Ten la precaución de llevar contigo tu tarjeta sanitaria y te ahorrarás problemas.

Deshidratación: Se debe evitar caminar en las horas más calurosas del día y beber abundante agua de manera constante durante la caminata. Esta recomendación va especialmente dirigida a los ciclistas, ya que un ligero mareo puede costarles la vida. No tienes que comprar botellines de agua en cada pueblo, podrás rellenarlo con agua de grifo en los establecimientos en los que te detengas sin ningún problema. En caso de pérdida de conciencia o confusión mental, deberás acudir inmediatamente al centro de salud más cercano.

Quemaduras solares: Podremos evitarlas usando sombrero, gafas de sol y protector solar con factor 20 o superior, pero en caso de haberse producido, es importante lavar la zona con agua fría, pero sin frotar, y aplicarle abundante crema hidratante. Por supuesto, en los meses de verano ten la precaución de no caminar en las horas de máximo sol, entre las 13:00 y las 16:00.

Gastroenteritis: Los síntomas suelen ser náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. A veces fiebre y malestar general. Se podría prevenir bebiendo agua potable o envasada, lavando bien las frutas y verduras. En caso de que se produzca,será necesario el reposo general, y también el digestivo (no comer nada durante 24-30 horas).

Hongos en los pies: Para evitarlos es importante usar siempre sandalias de goma en la ducha y secar bien los pies para que no quede humedad entre los dedos.

Deja un comentario