En Abla, la salida de la rambla nos lleva hasta el Mausoleo Romano. Siguiendo un sencillo caminar por el entramado urbano, la ruta ofrece desde el Paseo de San Segundo, una magnífica panorámica de Sierra Nevada y la cercana población de Abrucena.

Pasado el Arco de la Iglesia, está el ayuntamiento y bajando toda la calle tras pasar la panadería encontramos a la derecha la calle que nos conduce de nuevo al camino pasando por debajo de la autovía en un túnel. Ya seguimos recto unos metros y en los cortijos del Montagon a mano izquierda nos metemos de nuevo en el Camino y en el Camino Real de Almeria-Granada.
Continuamos por el Camino Real, y pasados la Ermita encontraremos un cruce de caminos. Tomaremos al frente el de la izquierda y lo seguiremos todo recto.

Este camino Real durante siglos fue utilizada por las personas, tropas, mercancías etc. que circulaban entre Granada y Almería y que desarrolló en el lugar múltiples servicios y ventas para arrieros y caballerías, de las que vemos sus vestigios a nuestro paso. De nuevo el camino se convierte en pista de tierra y en pocos metros nos adentra de nuevo en la Rambla. Llegaremos por ella hasta Fiñana, dónde en 1489 pernoctaron en su alcazaba los Reyes Católicos camino de la conquista del reino de Granada. Destacan también de Fiñana, su aljibe y su mezquita almohade.

Subiendo por la calle Santiago, en la plaza de la iglesia y el ayuntamiento, giramos hacia la derecha y buscamos el descenso a la Rambla de Almería para continuar por el camino histórico citado, que nos llevará nuevamente por pista de tierra a la pedanía de Venta Ratonera.

Pasada esta población, a unos 500 metros atravesamos una rambla y un mojón de piedra despide la provincia de Almeria. A mano izquierda sale el camino que nos lleva de nuevo a la rambla y tomamos la bifurcación izquierda del río Izfalada que nos conducirá hasta Huéneja.

En Huéneja en la antigua casa de maestros, está el albergue público municipal.

perfilablahueneja

 

aloalberalmeria