1389962964_798217_1389963107_noticia_normalLa masificación de personas que recorren el Camino de Santiago está “desvirtuando” la esencia de esta vía de peregrinación católica, ha advertido a la investigadora italiana Carmen Pugliese, quien mañana recibirá el I premio internacional Aymerich Picaud de periodismo divulgativo. El galardón le fue concedido por las ocho asociaciones -Aragón, Navarra, La Rioja, Burgos, Palencia, León, Lugo y Santiago de Compostela- que integran la Liga de Periodistas del Camino de Santiago. Ha resultado vencedora por su “constante y vital dedicación a la protección y defensa” de este histórico sendero.

Declarado itinerario cultural europeo por el Consejo de Europa en 1987, el Camino de Santiago ha pasado en dos décadas de ser un recorrido frecuentado por unos cientos de peregrinos y caminantes, a una “masificación que nunca es totalmente positiva”, especialmente por tratarse de un itinerario histórico de carácter espiritual, ha alertado Pugliese, originaria de Milán. El año pasado hubo 215.800 peregrinos de 156 nacionalidades, al menos estos son los que fueron contabilizados por la Iglesia católica tras culminar los cien kilómetros a pie o a caballo y doscientos en bicicleta requeridos para obtener ‘La Compostela’ que se entrega para acreditar el haber efectuado ese recorrido. ‘No es un camino de trekking y hay que mantener su esencia para que no se desvirtúe’, ha dicho Pugliese, licenciada en Humanidades por la Universidad de Génova y una mujer que ha residido en diversos lugares de España por los que discurre el Camino.

En 1991, cuando lo recorrió por primera vez “eran poquísimos” los caminantes, ha señalado, por lo que propuso cambiar las reglas para la concesión de esta credencial a fin de corregir lo que sucede en la actualidad. En 1993 el entonces arzobispo de Santiago de Compostela, Antonio María Rouco Varela, uno de los promotores de popularizar el Camino entre los jóvenes, afirmó que en el Año Jacobeo de 1982 hubo unos dos millones de peregrinos en base al recuento de “las hostias distribuidas en la comunión”. Pugliese, que reside actualmente en la localidad coruñesa de Cee, ha abogado por mantener ese “imán de fascinación” que ejerce el Camino como itinerario de reflexión personal y “soledad”, o de encuentro de culturas que facilita “hablar con desconocidos, extranjeros”, y separarlo de los que viajan por otros medios. Ha observado que en los últimos años hubo una serie de libros, fotografías de estrellas o películas que contribuyeron a aumentar el número de alemanes, estadounidenses o coreanos que recorren ese sendero históricamente frecuentado por europeos. Al ser preguntada sobre las observaciones de un psiquiatra, el doctor Jesús de la Gándara, que en 2009 sorprendió al presentar un estudio de siete años entre 38 peregrinos ingresados en el hospital de Burgos con transtornos psicológicos graves, ha apostillado Pugliese que “el Camino de Santiago es un gran manicomio ambulante”.

Y ha anotado: ‘Como la vida misma’.

La investigadora ha confesado sentirse “honrada, sorprendida y encantada” de recibir ese premio alusivo al monje del siglo XII al que se le atribuye la redacción del ‘Códice Calixtino’, considerada la primera guía de viajes sobre el Camino de Santiago, y ha apostillado: “Aunque no haya sido el que lo haya escrito, da igual, es un símbolo”.

Fuente: El País

jesuspalacios
kkezman@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.