fundacionolivares

Completar el Camino de Santiago supone un esfuerzo físico importante. Y más si los 1.520 kilómetros que separan la localidad francesa de Le Puy en Velay de Santiago de Compostela se hace en su mayor parte corriendo. Ese es el objetivo que se han marcado los malagueños Román Manteca, jefe del servicio de digestivo en el Hospital Regional Carlos Haya, y el empresario jubilado Pablo Chica. El fin de esta iniciativa, aparte de ser un reto personal para los dos, es solidario. Así, lo que pretenden es recaudar fondos para la infancia (el dinero se destinará a la Fundación Luis Olivares). Para ello, se obtendrá financiación a través de la venta de kilómetros solidarios a empresas y particulares.

El doctor Manteca explicó a este periódico que, además de un deseo altruista, se ha fijado la meta de hacer de esta forma el Camino de Santiago en homenaje a sus difuntos padres. El día de la salida será el 16 de abril, fecha que coincide con la muerte de su madre. Está previsto que la llegada sea el 21 de mayo, aniversario del fallecimiento de su padre. «La dificultad física y mental que supone la culminación de este proyecto quiere simular los sacrificios realizados por mis padres en la educación de sus dos hijos», explica Román Manteca, que es hermano de Antonio Manteca, también médico de profesión y que fue delegado provincial de Salud.

«Haremos el recorrido a pie, en su mayor parte corriendo, con una media diaria de 50 kilómetros», indica el doctor Manteca, que a sus 64 años es un consumado corredor de fondo. En 36 años ha hecho más de 120.000 kilómetros y ha participado en diversos maratones, de los que cinco los completó en menos de tres horas. Asimismo, es asiduo en carreras de ultradistancia de más de cien kilómetros, como la que organiza La Legión en Ronda. Haber sufrido una operación de menisco no es óbice para que siga practicando su deporte favorito. Pablo Chica, de 66 años, también está bien preparado para hacer frente al reto que les espera hasta llegar a Santiago.

Apoyo de un ciclista

Manteca y Chica contarán con la colaboración de un ciclista asturiano prejubilado, de 63 años, Celestino Lombardía, que se les unirá el 15 de abril en Lyon y les servirá de apoyo durante el camino. «Le agradecemos que haya querido sumarse a nuestra iniciativa. Es una persona con gran experiencia en trayectos en bicicleta, por lo que nos será de gran ayuda», indica Román Manteca.

Los interesados en colaborar en este proyecto pueden compra kilómetros al precio de cinco euros cada uno. Hay una cuenta (ES45 3058 0831 19 2720011175) en la que se pueden hacer los ingresos en beneficio de la Fundación Luis Olivares.

jesuspalacios
kkezman@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.