El Obispado de Lugo anuncia que no podrá abrir la mitad de las iglesias del Camino

23/04/2014 0 Por jesuspalacios

sannicolasporto

Los peregrinos que hicieron el Camino de Santiago en Semana Santa encontraron cerradas buena parte de las iglesias que pueblan la ruta milenaria, y la situación podría repetirse el próximo verano. El Obispado de Lugo denunció ayer que la empresa pública que gestiona el Plan Xacobeo pretende rebajar un 50 % la cuantía económica de la subvención que permite contratar guías para atender los templos en los meses de mayor afluencia de caminantes: de mayo a septiembre. «Ello nos llevaría a no poder abrir la mitad de las iglesias, o bien a reducir a la mitad su horario de apertura», avanza en un comunicado el delegado de Santuarios y Peregrinaciones de la diócesis lucense, José Criado, quien explica que las negociaciones para la renovación del convenio con la Axencia de Turismo de Galicia «están en curso».

«Sabemos que el peregrino valora y agradece que las iglesias estén abiertas, como lugares cargados de experiencia no solo cultural sino religiosa», destaca la misma fuente, que apunta: «Resulta imposible que los sacerdotes solos puedan mantener todas las iglesias que tienen encomendadas a diferentes horas».

Necesidad de trabajadores

Fuentes del Xacobeo señalaron la semana pasada que la empresa pública tiene previsto contactar con asociaciones culturales, de mayores y especializadas en patrimonio «para que colaboren como voluntarios» en la difusión del Camino. En esa línea, Criado detalla que para acoger en condiciones a «los cientos de peregrinos que recorren diariamente el Camino a Santiago, sea por el Francés, el Primitivo o la Via de la Plata» es imprescindible contratar trabajadores. «Su tarea no es solamente la de abrir una puerta y sellar una credencial, sino la de una acogida verdadera, que escuche al peregrino y lo asista en lo que necesite, lo que no se reduce a una información artística y cultural», sostiene el sacerdote.

Indica que este año la diócesis de Lugo solicitó que el convenio anual entrase en vigor quince días antes, es decir, el 15 de abril en lugar del 1 de mayo, «dada la cercanía de la Semana Santa y sabedores del considerable aumento de peregrinos en esta época». «Pero la respuesta fue negativa», afirmó.

En palabras de Criado, la situación es «preocupante». «Más allá de la imagen de Galicia que podamos ofrecer a gentes provenientes de tantos lugares, consideramos prioritario el cuidado de todos los que hacen el Camino, y sabemos que deben poder encontrarse con las riquezas que ha depositado en él una tradición cristiana secular», concluye.

Fuente: La Voz de Galicia