Festividad de la Traslación del Apóstol Santiago en la asociación de Sevilla

23/12/2013 0 Por jesuspalacios

img52911c59edd1a

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Sevilla celebra conjuntamente con la Hermandad de la Redención, en la Iglesia de Santiago (Pza Jesús de la Redención), Misa Solemne, por el rito hispano-mozárabe, con ocasión de esta festividad litúrgica, a las 20:00 h..

A su finalización tendrá lugar, en la sede del Lar Gallego (Calle Gonzalo Bilbao, 20), la celebración de esta festividad jacobea. Aquellos que estén interesados en participar pueden retirar su invitación en nuestra sede social hasta el día 23 de Diciembre, al precio de 15€/persona para soci@s y acompañantes y 22€ para no soci@s, o bien mediante transferencia bancaria a la c/c 0182 3291 17 0201526010, indicando nombre y “Celebración Traslatio” (en este caso tendrá que presentar el justificante de transferencia para canjearla por la invitación).

Por los breves apostólicos de dos papas, Gregorio XIII y Sixto V, se celebra en Santiago y en España la fiesta de la Traslación.

El rey Herodes mandó decapitar a Santiago. Fue el protomártir de los Apóstoles; luego le seguirían todos los demás y sucedió en la ciudad Santa de Jerusalén. Este es el dato histórico y punto de partida de una leyenda que parece ser un inverosímil juego imaginativo pero, como tantas veces sucede, la fantasía mejor intencionada cubre los espacios en blanco que la historia no puede rellenar con datos comprobables, pero que siempre guardan cierta base real.

Y la leyenda-historia se expone así resumiendo: Una vez muerto Santiago, los siete discípulos que había llevado consigo cuando estuvo en España robaron por la noche el cuerpo que Herodes prohibió enterrar y dejó expuesto a las aves, perros y alimañas. Ocultamente lo llevaron hasta el puerto de Jaffa donde milagrosamente encontraron una nave sin remeros ni piloto, pero con todo lo necesario para una larga travesía. Ayudados por un viento favorable y sin escollos ni tempestad arriban a Iria Flavia —hoy Padrón— cerca de Finisterre. Con esto cumplen el deseo que les había encargado el propio Santiago previendo el acontecimiento de su muerte.

Tierra adentro encuentran una gruta. Les parece sitio apto para depositar los restos mortales. Manos a la obra, destruyen un ídolo de piedra de los paganos del país y excavan en la piedra un sepulcro donde depositan el cuerpo con su cabeza que habían transportado. Luego levantan una casa que será capilla. Teodoro y Atanasio se quedarán custodiando la reliquia, mientras que los otros cinco compañeros saldrán por los campos y poblados a predicar el Evangelio. Cuando mueren los dos custodios reciben sepultura junto a los restos de Santiago.

Las invasiones y guerras que se suceden en el lugar son factores determinantes para que, junto con el mismo paso de los años, se relegue al olvido transitoriamente tanto el lugar ya tapado por los matorrales como el tesoro que contiene.

Cuando reina Alfonso el Casto se descubren los antiguos sepulcros y el rey manda edificar un templo. Y otros monarcas le siguen. Es Compostela. Los papas conceden privilegios, Urbano II desliga el obispado de la jurisdicción de Braga y con Calixto II comienza a ser arzobispado. Los milagros y las maravillas se producen en el tiempo para españoles y extranjeros. Se señala de modo muy especial la protección en la larga lucha de reconquista llegando a aplicársele el alias de “Matamoros” por haberlo visto con todas las armas precediendo al ejército cristiano. Las rutas del peregrinaje de Europa comienzan a tener otro camino para culminar el perdón de los pecados con arrepentimiento.

En la antigua tradición hispánica-mozárabe la fiesta del martirio de Santiago se celebraba el 30 de diciembre, actual fiesta de la Traslación de los restos del apóstol. Tras el descubrimiento de Compostela un 25 de julio se empezó a celebrar esa fecha el martirio del apóstol.