Partimos de la población de Hinojosa desde la plaza del Ayuntamiento, donde se encuentra también la iglesia de San Juan Bautista. Pasando por la puerta occidental de ésta, de traza medieval, llegaremos a la plaza de su mismo nombre. Dirigiéndonos hacia la Oficina de Turismo, marcharemos por la calle Jesús para llegar hasta la plaza del Duque de Béjar con el Convento de la Concepción a nuestra izquierda. Por la calle de las Monjas, giraremos enseguida a la izquierda por la de Isabel la Católica y más adelante a la derecha por la de Ramón y Cajal. Al final volveremos a torcer a la izquierda por las calles Juan XXIII y Pío XII, en la que se encuentra el Matadero Municipal. Estas vías nos dejarán en una estrecha carretera de circunvalación de la población. Continuando de frente por ésta, en una curva de 90º que realiza a la izquierda tomaremos rectos un camino terrizo que en unos 500 metros nos dejará en el kilómetro 1 de la carretera que se dirige a la antigua estación ferroviaria del Mármol.

Dejando un poco después un camino que surge a la derecha, hasta el kilómetro 2 marcharemos por ella, torciendo justamente aquí a la derecha por un camino que deja a nuestra izquierda un almacén de materiales de construcción. Pasando más adelante junto a un cortijo con cercado de piedra que queda a la izquierda, en 2 kilómetros desde la desviación se alcanza el arroyo de la Dehesa de las Viñas, visible desde lejos por la línea de arboleda que discurre junto a él. Habremos observado que todo el terreno es prácticamente plano, dedicado principalmente a pastizal para el ganado ovino y la siembra de cereal. Será a 2 kilómetros desde aquí cuando comencemos a ver las primeras manchas de encinar.

 

A casi 1’5 km. llegaremos a un punto donde tendremos especial cuidado en no desviarnos de nuestra ruta. Se trata de una explotación ganadera, el Coto Chico. Dejando la primera construcción a la izquierda, ignoraremos los caminos que surgen a ambos lados de nuestra marcha. Seguimos de frente pasando junto a otra nave, girando poco después a la izquierda junto a un poste de tendido eléctrico por un camino entre juncos más estrecho que deja a su vez una construcción de piedra de granito a la izquierda y otra nave a la derecha. En algo más de 200 metros se llega al arroyo del Cohete, vadeable aún en época de lluvia sin ninguna dificultad. A continuación, por los Altos de la Gutierra, podremos contemplar al fondo y a nuestra derecha la población de Belalcázar, alzándose entre el blanco caserío la fortaleza con airosa torre del homenaje.

A casi 2 kilómetros desde el arroyo llegaremos a una estrecha carretera que hacia la derecha se dirige a la población anteriormente mencionada. Continuando de frente, se sucede ahora una marcha durante 5 kms. entre encinar y cultivo, con algunos cortijos tanto a un lado como a otro del camino. Aproximadamente a los 3 kms. de este tramo ya es visible al fondo la población de Monterrubio, a los pies de la sierra.

 

Tras llegar a otra estrecha carretera sin apenas tráfico, al peregrino que vaya en bicicleta le puede ser más cómodo seguir por ella a la derecha hasta dar con otra de más anchura y seguir por la izquierda hasta la localidad de Monterrubio, cruzando el río Zújar por el puente junto a la ermita de la Virgen de las Alcantarillas, hermosa construcción tardomedieval. Desde aquí hasta el pueblo se contabilizan 8 kms. El peregrino a pie, cuando llega a aquella estrecha carretera, la cruzará para continuar de frente entre dehesa de encinar, tomando siempre el camino de la derecha en dos bifurcaciones consecutivas.

Al cabo de 3 kms. desde la carretera, se alcanza la línea ferroviaria a Almorchón, aún en uso. Siguiendo de frente, se cruzará junto a un antiguo apeadero y al pasar una cancela, seguiremos por la derecha junto a la alambrada por un sendero semiperdido unos 500 mts., hasta dar con el camino principal, por el que seguiremos a la derecha, pasando junto a una casa con ganado ovino y dar 2 kms. después de la vía a la carretera de Belalcázar a Monterrubio junto a una construcción ruinosa.

Aquí surgen dos opciones al peregrino de a pie. Si quiere cruzar el Río Zújar por puente, seguirá por la carretera a la izquierda hasta Monterrubio, y siempre por asfalto durante 4 kms. hasta la ermita de las Alcantarillas. Si sigue de frente por el camino, pasará junto a la antigua estación del Zújar, cruzando el río por un vado natural. En un principio, el cruce no debe presentar ningún problema descalzándose las botas, a no ser que la época del año sea muy lluviosa y obligue a continuar por la carretera anteriormente mencionada. Una vez cruzado el río, el camino continúa en ascenso junto a una construcción ruinosa, dejando un camino que surge a la izquierda y siguiendo a la derecha por el camino empedrado.

Cuando se llega a una segunda cancela, tendremos cuidado de no seguir por la derecha, sino por la izquierda sobre unas piedras de pizarra. Alcanzaremos al poco un sencillo calvario con un altar de granito. Desde aquí, en alto, la vista es maravillosa. Rodeados por la dehesa, el meandro del Río Zújar a nuestros pies y al fondo en una elevación la ermita de la Virgen de las Alcantarillas, a la cual nos dirigimos en bajada.

 

Seguiremos por la carretera hasta Monterrubio (8 kms.). En algunas ocasiones podremos caminar por algunos senderos que se encuentran a la izquierda. Al final llegamos a Monterrubio de la Serena, primera población extremeña en nuestro camino. Subiendo por las calles del pueblo, nos dirigiremos hacia la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación (siglo XV).

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.