sanchezadalidEscritor de novela histórica de éxito, con El mozárabe , ambientada en el Califato cordobés, Jesús Sánchez Adalid ha vendido más de un millón de ejemplares. Ahora vuelve de nuevo a la Córdoba del siglo X –una ciudad que, dice, “da para centenares de novelas”– con El camino mozárabe (Ediciones Martínez Roca). La presenta esta noche a las 20.00 horas en el Salón de Mosaicos del Alcázar. Junto a él estará el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto.

¿ Por qué ha elegido Córdoba para iniciar la promoción de su nueva novela?

–Pues porque la novela trata esencialmente de Córdoba. Estamos hablando del siglo décimo cordobés, del Califato.

–En la contraportada se dice que esta novela “rescata los olores y aromas de la maravillosa Córdoba del Califato”. Explíquese.

–A ver. Yo soy un enamorado del siglo décimo. Me parece que es un punto de inflexión en la historia que tiene que pasar forzosamente a la literatura. Es una asignatura pendiente. Es obligado. Es necesario. Yo suelo decir que es una lástima que Edimburgo esté en centenares de novelas y conforme la base de una fondo literario y que, por ejemplo, Córdoba no lo tenga, cuando Edimburgo en la época del Califato era un villorrio desconocido.

¿Qué importancia tenía el camino mozárabe en la Edad Media?

–El camino mozárabe es una vía fundamental en el siglo décimo. Mucho más transitada y mucho más importante que el camino francés. Mucho más. Entonces yo pienso que esta década tiene que ser la del camino mozárabe. En eso estamos implicados mucha gente.

Supongo que usted lo ha recorrido por completo.

–Pues, a ver, tengo que confesar que no. He recorrido una gran parte, pero nunca he tenido el tiempo suficiente para hacerlo entero. Necesitaría para eso un mes y medio dedicado solamente a andar. Pero lo he recorrido como es natural en coche.

¿Qué podemos encontrar en su nueva novela?

–En mi nueva novela vamos a encontrar el encuentro curiosísimo, interesantísimo, entre dos culturas, que son las de la gran Gallaecia, que es el nombre con el que se conoce a la cristiandad del norte, y la mozarabía cordobesa.

¿Por qué escribe novela histórica?

–Pues porque me parece que mi generación es la generación de la novela histórica. Este género ya no es ni muchísimo menos un boom o una moda, es una tendencia consolidada, es una corriente literaria, es un flujo que tiene que quedar ya en la historia de la literatura, porque España tiene una historia muy rica que no ha pasado al imaginario colectivo, no está en la literatura, no ocurre así con la anglosajona, que tiene una literatura histórica que abarca ya trescientos años.

¿Qué aporta la novela histórica a la literatura?

–Es un género más –yo lo digo siempre– que aporta el que el lector pueda hacer el deseado viaje al pasado. La literatura traslada, evade. Esa es la finalidad que tiene la literatura. De una forma bella te saca de tu realidad y te traslada a otros mundos. Uno de esos mundos es el pasado. Y eso es lo que hace la literatura histórica, ni más ni menos.

¿Se ha planteado escribir una novela sobre la época actual?

–Sí me lo he planteado. Y no va a tardar.

¿No le dio vértigo después de vender más de un millón de ejemplares con ‘El mozárabe’?

–Bueno, El mozárabe tiene ya doce años. No es como esas novelas que venden un millón de ejemplares en seis meses, ¿me comprendes? Hay que entender que es un libro de fondo, no es un boom literario. Entonces, un millón de ejemplares en doce años, hombre, a ver, ahí está, sigue vendiendo al mismo ritmo, se sigue traduciendo igual…

Pero son muchos ejemplares…

–Sí, son muchos, claro. Es un libro por el cual a mí me reconoce y me identifica mucha gente como escritor. ¿Podemos decir que es mi gran éxito? Pues sí, no tengo miedo a la palabra.

¿Qué está escribiendo ahora?

–Pues ahora no estoy escribiendo nada. Estoy en esa inflexión misteriosa del creador donde tiene que decidir definitivamente entre uno u otro libro. Ahora me espera la campaña fortísima de esta novela y cuando la termine me pondré a escribir. Un mes, un mes es lo que me doy yo siempre de campaña.

De todas formas supongo que tendrá muchas ideas...

–Tengo un montón de ideas, muchas… (Durante un momento se queda callado. Parece que hemos terminado la entrevista. Cuando se da cuenta, como si se hubiera guardado lo más importante para el final, sigue:) No es por hacer un guiño a los cordobeses, eh, pero seguiré escribiendo de Córdoba en el siglo X, porque eso da para centenares de novelas, que no se parecen ni una en nada a otra.

Fuente: diariocordoba.com

jesuspalacios
kkezman@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.