La aventura de rodar la memoria del Camino Mozárabe

06/03/2014 0 Por jesuspalacios

caminvideo

La provincia de Almería es el punto más alejado del Camino Mozárabe, se convierte en el tramo más duro por su recorrido y en algunas ocasiones por su meteorología. Digital Master ha rodado la esencia de este tramo desde Almería hasta Mérida. Su director, Nico Fernández, explica las claves del documental Camino Mozárabe de Santiago. La última aventura del siglo XXI.

El director recuerda cómo surge la posibilidad de realizar este documental: “Durante el rodaje del documental sobre el almeriense Antonio Asensio, el peregrino descalzo de 2.000.000 de pasos. Historia de una promesa, conocimos a muchísima gente vinculada al Camino de Santiago. De las tres rutas que recorrimos, el Camino Mozárabe fue la primera, la más cercana y la que sentimos como más nuestra ya que recorre Andalucía desde Almería, Málaga y Jaén hasta Mérida, ya en Extremadura. Precisamente fue en la vecina comunidad en la que conocimos a algunos representantes del CEDER La Serena y fueron ellos los que se pusieron en contacto con nosotros. Habían visto el tráiler promocional, resultado del anterior proyecto documental, y nos invitaron al concurso público que se organizó el pasado mes de septiembre. Un proyecto para el Ministerio de Agricultura y financiado por la Red Rural Nacional. Competimos con otras 5 productoras de diferentes puntos de Andalucía y Extremadura y finalmente nuestra propuesta resultó la elegida. El plazo de presentación de documentación fue bastante corto y supuso un gran esfuerzo para todo el equipo de preproducción”.

Fernández apunta que la provincia es importante por formar parte del extremo del trazado: “El origen del Camino se corresponde a los antiguos cristianos mozárabes que vivían entre los árabes. Les estaba permitido mantener sus creencias pero no podían hacer ninguna expresión pública de su fe, ni procesiones, misas, entierros o plegarias, tan sólo se les permitía peregrinar a la tumba del Apóstol Santiago. El que la fuerza de voluntad y las creencias hicieran que desde el punto geográficamente más alejado se llevara a cabo, creo que sitúa en un lugar privilegiado a nuestra provincia”.

El director señala los distintos rincones de la provincia: “En Almería el Camino parte desde la propia Catedral y recorre sus calles en dirección norte y es imposible no sentirse sobrecogido cuando se deja atrás la ciudad al atardecer, con un contraluz sobre la silueta de la Alcazaba y viendo el mar abrazado por el Cabo de Gata o recorriendo esas rutas históricamente cinematográficas que se abren paso por el desierto de Tabernas. A lo largo del recorrido en la provincia el camino se adentra en el río Nacimiento después de Alboloduy y, a pesar de la dureza, es imposible no disfrutar del sendero bajo un techo de cañas y bordeando cauce del río. Sólo como ejemplo muchos almerienses ignorarán, como yo hasta hace poco, que en Fiñana se conserva una ermita Mozárabe en muy buenas condiciones”.

A la hora de rodar el documental, algunas fueron las complicaciones que se presentaron: “Una de las mayores dificultades a las que tuvimos que enfrentarnos fueron los plazos. Todo el proceso tuvimos que realizarlo maximizando los recursos y el tiempo. Lo realizamos en dos fases: una primera de 15 días, desde mediados a finales de septiembre y otra más corta ya en octubre”.

El equipo de Digital Master conoció los distintos lugares con conocimiento: “La ruta completa se compone de algo más de 1.100 kilómetros, aunque el equipo, durante el rodaje hizo algo más de 6.500. Hemos descubierto muchísimos rincones de gran belleza visual, ya sea por su naturaleza o su arquitectura. Muchas veces no somos conscientes del entorno tan privilegiado que tenemos a nuestro alcance. Sin hacer mucho esfuerzo uno se acuerda de la dureza de la ruta en la subida a Moclín en la ruta malagueña, la riqueza arquitectónica de Antequera o Torreparedones en Córdoba. No conocíamos la Alcazaba de Jaén o Cerro Muriano”.

Bajo la destreza que el documental Dos millones de pasos aportó al director, el Camino Mozárabe “ha sido una gran experiencia compartida con un gran equipo de profesionales y amigos, dura, intensa pero muy satisfactoria. Teníamos algunos experiencia en documentales de esta naturaleza, de caminos, kilómetros, frío, calor, agua y casi nieve. Podría incluso decirse que me estoy especializando en este tipo de proyectos porque no paran de surgir ideas o imágenes que me hubiera gustado rodar”.

Camino Mozárabe de Santiago. La última aventura del siglo XXI ha sido un proyecto pensado para la promoción:”Planteamos un formato multiestructural que pudiera funcionar en diversos entornos y target. Pensamos que debía ser lo más flexible posible para que pudiera consumirse a través de internet, que no perdiera el interés y que pudiera dirigirse a un público concreto maximizando su impacto y difusión viral. Elaboramos un spot para web y televisión de 20 y 30 segundos que pudiera servir como gancho y el documental completo tiene 25 minutos de duración pero está compuesto por 8 piezas temáticas que destacan aspectos como la historia, la belleza natural, la gastronomía y sus gentes. De esta forma el grueso del proyecto puede ser consumido como una sola pieza más tradicional o fragmentarse para que cada uno pueda ver la parte que le interesa. Además de esto, pensamos que un docuweb de 6 minutos podría servir como un resumen de todo el contenido y serviría para su difusión en otros mercados ya que en este caso está subtitulado para sordos y en tres idiomas”.

El director dice que este documental ya se puede ver “a través de la web del proyecto, www.caminomozarabedesantiago.es, o en mi canal de Vimeo, además de esto se está distribuyendo en formato DVD a través del Ceder de La Serena y se va a proyectar en diferentes canales locales y autonómicos”.

Fuente: elalmeria.es