compose

La Iglesia ya no exigirá la declaración de fe para entregar la compostela a las personas que concluyen el Camino de Santiago tras recorrer al menos cien kilómetros a pie o doscientos en bicicleta o a caballo. El nuevo modelo de esta acreditación del peregrino, presentado hoy por el deán de la Catedral, Segundo Pérez López, unifica el modelo de compostela, si bien el texto, en latín, especifica si la motivación para realizar el Camino de Santiago está relacionada con la fe religiosa o con otros motivos, como los culturales, turísticos u otros de índole personal.

Para obtener la compostela, hasta ahora era necesario declarar fe religiosa en la Oficina del Peregrino, el servicio del Arzobispado encargado de acoger a los romeros y de expedir el certificado. De no hacerlo, los peregrinos podían obtener un documento alternativo que verificaba haber realizado el recorrido. El deán reconoció que este sistema inducía a que entre el 80 y el 90 % de los peregrinos optaran por la compostela aduciendo motivos religiosos porque si no les daban un «papelito» que «verdaderamente no era muy agradable y que alguna gente me tiró», confesó Segundo Pérez, porque consideraban ese documento como un «desprecio» a quienes no confesaban motivos religiosos, ya que era «totalmente anónimo». Indicó además que «es muy difícil calibrar» cuántos recorren el Camino de Santiago por motivos de fe u otros, pero consideró que podría ser «mitad de peregrinos y mitad de turistas», informa Efe.

A su llegada a Santiago, los peregrinos recibirán una nueva compostela, que sustituye a la que se venía entregando desde los años ochenta. La nueva luce una greca del Breviario de Miranda, del siglo XV; una reproducción de la imagen del Tumbo A, que representa el descubrimiento del arca por el obispo Teodomiro; y el Iacobus del Códice Calixtino. Desde ahora también hay la opción de adquirir por tres euros otro certificado en castellano, gallego o cualquier otro idioma que precisa el recorrido efectuado.

El deán de la Catedral dijo al presentar el documento en el marco del segundo Congreso de Acogida Cristiana que la Iglesia católica quiere establecer «una etapa completamente nueva en la atención pastoral en el servicio a los peregrinos» y criticó el «laicismo que impera en toda Europa». Segundo Pérez añadió que hay que «delimitar lo que es específico del Camino de Santiago» pero «no negar ni cerrar puertas, sino abrirlas». También reprochó a una serie de asociaciones, tales como fraternidades y órdenes con ambición de cultivar la «parafernalia que hacen los humanos» con túnicas y vestimentas, la pretensión de disponer de privilegios en la basílica compostelana. «En la Catedral no se reserva sitio a nadie», dijo el deán, quien observó que hay grupos o individuos que tratan de ocupar lugares de primera fila, pese a no profesar fe alguna, frente a los peregrinos que han recorrido cientos de kilómetros y que llegan «con llagas en los pies».

Fuente: La Voz de Galicia

jesuspalacios
kkezman@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.