Después de más de 40 años, la localidad navarra de Los Arcos ha recuperado este año para sus fiestas patronales de mediados de agosto la tradición de conducir las reses de los encierros por el campo y guiadas por jinetes a caballos, costumbre perdida y sustituida estos últimos decenios por traerlas directamente en camión hasta la localidad.

Así, en la mañana del pasado 12 de agosto se soltaron 18 reses en los corrales de Usúa, entre Villamayor de Monjardín y Los Arcos, las cuales fueron guiadas por unos 45 jinetes del propio pueblo y de otras localidades a lo largo del Camino de Santiago hasta los corrales de la plaza de toros de Los Arcos. Además de los jinetes, las reses fueron seguidas por numerosos vecinos subidos en tractores y otros vehículos, así como por los peregrinos que coincidieron a esa hora con el periplo de las reses.

Fuente: Noticias de Navarra

jesuspalacios
kkezman@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.