Los peregrinos resisten al mal tiempo y llenan todos los albergues de Pontevedra

Los peregrinos salvan la Semana Santa pontevedresa. Esa es la conclusión que hay estos días en los hostales albergues de la ciudad del Lérez. Y es que mientras los hoteles de la comarca están sufriendo una caída de hasta el 30% en las reservas debido al mal tiempo, los albergues resisten gracias al gran movimiento que está generando el Camino de Santiago. Porque como dice el refrán: al mal tiempo, buena cara.

«Nosotros estamos llenos prácticamente todos los días», confirmó este martes Manuel Vidal, dueño del establecimiento Dpaso Urban Hostel, que reconocía también que «hoy especialmente (por este martes) es algo de locos».

La gente ya está en camino hacia Santiago y no les importa que llueva porque van a hacer la ruta que tienen prevista igual. El resto de turistas a veces están pendientes del tiempo para venir o no, pero en el caso de los peregrinos, ellos vienen igual aunque llueva», añade Vidal.

Misma sensación en el resto de albergues hostales de la ciudad del Lérez. Tal y como explicaba Ana Redondo, gerente del Aloxa Hostel, «aquí en Pontevedra lo más fuerte suele ser el principio de la Semana Santa porque la gente sale de Tui durante el pasado fin de semana con el objetivo de poder llegar a Santiago a lo largo de este sábado o domingo y por eso estamos teniendo tanta gente ya estos días».

De hecho, para los festivos, apunta María Isabel Oroso, empleada del GBC Hostel, «ya está la cosa un poco más floja, aunque seguimos con porcentajes muy altos porque toda la semana estaremos prácticamente al 100%».

En cuanto a cuál es el perfil de estos peregrinos, Oroso asegura que «lo que más destaca es la gente de España, pero también tenemos mucho portugués y está apareciendo también mucho peregrino alemán».

«Prácticamente todas las personas que llegan esta semana son peregrinos, que vienen una noche y se van al día siguiente, aunque estos días contamos con alguna familia que ha venido a conocer Pontevedra y una chica que ya lleva varios días», apunta, por su parte, Noemí González, propietaria del Bulezen Urban Hostel, negocio situado en García Camba.

Mucho visitante americano y holandés también en el Slow City Hostel, aunque su dueño, Jorge Villa Santos, señala que «la mayoría son españoles».

El hotelero asegura que «los años en los que la Semana Santa cae antes de lo habitual, suelen ser mejores en cuanto a datos. De momento ha sido un año un poco flojo pero ahora es cuando empezamos todos a repuntar, porque esta celebración es el anticipo de todo lo que vendrá después».

«Nuestra temporada empieza ahora», reconoce también Ana Redondo, que afirma que «aunque nosotros estuvimos cerrados hasta ahora, es cierto que este año sí que notamos que ha habido mucha más gente preguntando y llamando para saber si estábamos abiertos».

De hecho, apunta la gerente del Aloxa Hostel, «yo creo que en este inicio de 2024 ha habido más movimiento en la época de invierno que en otros años».

Lo que también están notando los hoteleros de la ciudad es que muchos peregrinos llegan a la Boa Vila sin reservas previas, por lo que los datos podrían incluso mejorar a última hora.

En el caso del Bulezen Urban Hostel, su dueña asegura que «tanto ayer (por el lunes) como hoy (por el martes) estuvimos completos. Tenemos ocupadas las 64 plazas del hostel. Para mañana (este miércoles) estamos al 50% y para el resto de días no tenemos casi reservas pero nos estamos encontrando con que nos entran muchos sin reserva o que reservan ya el mismo día».

Fuente: Diario de Pontevedra