camino

Cuando la Xunta trabaja en la delimitación del trazado del Camiño Portugués, el pleno de Padrón aprobó en su última sesión ordinaria una moción para que se adopten medidas en aquellos puntos del itinerario considerados problemáticos a su paso por el municipio y que no solo entrañan peligro para los peregrinos, sino también para los vecinos.

La moción fue presentada por el grupo independiente que, a mayores, ya propuso pasos alternativos para evitar esos puntos de peligro, en Iria, Pazos y A Picaraña. En el primer lugar, los peregrinos se ven obligados a cruzar la vía del tren sin ninguna medida de seguridad, al carecer ese punto de paso a nivel y barreras. Según CIPa, el Ministerio de Fomento «non está pola labor» de construir un paso con barreras, por lo que propone solicitar la colocación de un paso de peatones con semáforo en la salida del camino sacramental, un poco más arriba de un restaurante de Iria, al margen derecho de la carretera N-550 en dirección Santiago. Este paso también daría servicio a la marquesina del transporte escolar que hay en el otro margen de la vía.

Una vez cruzada la N-550 de modo seguro, habría que habilitar una senda peatonal por los terrenos del Concello en la antigua azucarera y reconducir a los peregrinos por la pista paralela a la vía del tren que discurre hasta el lugar de Cambelas, en Pazos. Con ello, se garantizaría la seguridad de los caminantes y el Camino «gañaría como itinerario cultrural», según el grupo independiente. En Pazos está, precisamente, otro punto peligroso, junto a la rotonda de la N-550, donde habría que solicitar un semáforo para cruzar de un lado a otro, tanto peregrinos como vecinos. En A Picaraña se sitúa otro tramo de peligro, al tener que cruzar los peregrinos la N-550 por un paso con escasa señalización para, después, caminar en paralelo a la carretera.

Fuente: La Voz de Galicia

jesuspalacios
kkezman@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.