santiago_plazaobradoiro

Desde hace unas semanas la Catedral de Santiago tiene prohibido el acceso a la misma con mochila, bordón u cualquier otro tipo de objeto voluminoso que pueda interferir en el flujo de visitantes al templo, o que represente un problema de seguridad, sumándose a la cada vez mayor lista de monumentos españoles que también prohíben tal práctica, como la Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba o la Catedral de Burgos.

Aunque esta normativa estaba recomendada desde hace tiempo para la Catedra de Santiago, el cabildo de la misma siempre se había resistido a ello, sin embargo la Fundación Catedral de Santiago que desde hace unos meses asume la gestión de la seo compostelana ha tomado la decisión de aplicar los consejos recomendados por el Instituto de Patrimonio Cultural Español, esperando para ello a la temporada baja de visitantes con objeto de experimentar al respecto, detectar dificultades en su aplicación y corregirlas.

Para solventar la incomodidad que tal normativa causará, principalmente a los peregrino, en la rúa de Vilar se ha habilitado un servicio de consigna (que ha sido externalizado por la propia Fundación) dónde poder dejar los bultos, así, dejar un día entero el bordón cuesta 1 euro, la mochila sale por 2 euros y la bicicleta por 3 euros. La empresa que lleva la consigna, además, oferta servicio de lavandería, alquiler de carritos de bebés, sillas de ruedas, segways, etc, así como servicio de transporte de bultos a cualquier parte de España y del extranjero.

Aún así, aunque por seguridad sea comprensible la normativa aplicada y los servicios ofertados para corregir las incomodidades de su aplicación sean útiles y a precio asequible para los peregrinos, hay que decir que éstos no salen de su asombro y desconcierto en el mejor de los casos.

Fuente: El Correo Gallego

jesuspalacios
kkezman@hotmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.