Desde la Plaza de Quéntar descenderemos al río para tomar la pista que discurre por una preciosa vereda hasta Dudar a lo largo de unos tres kilómetros. Desde el extremo bajo del pueblo sale una pista a la derecha, en ascenso por una cuesta importante 200 m. de altitud en unos 2 kms de recorrido y que pasará por la salida del impresionante sifón del Canal de los Franceses.

Una obra titánica ejecutada a finales del siglo XIX por ingenieros de esta nacionalidad, para llevar el agua a las explotaciones auríferas del río Darro. Cerca de la parte más alta de la larga cuesta sale a la derecha una pista con cancela (con servidumbre de paso) que desciende hasta el río Belén. A partir de este punto casi todo en descenso y casi sin ninguna dificultad en la pisada. Pasaremos por la Ermita Cristo del Almencín y el Cortijo de Belén.
Al pasar el cortijo Belén el camino cruza de nuevo el río para volver a la pista de la loma. Una vez llegada a esta, siguiendo medio km llegaremos a una encrucijada de caminos y a la derecha vemos de nuevo el umbral del Canal de los Franceses

Continuaremos bajando hasta el monumento en reparación Cortijo de Jesús del Valle antiguo Monasterio Jesuita, y tras cruzar por unas plantaciones de olivos, caminaremos acompañando al Rio Darro, por una senda sombreada, rumorosa y fácil de andar que más adelante cruzaremos. Por el antiguo camino de Beas vamos entrando ya en Granada a través del Sacromonte y su espectacular Abadía, cuyo arco de subida dejamos a mano derecha. Desde la Abadía del Sacromonte se divisa toda Granada a los pies de la Alhambra y es una estampa que no deja indiferente a nadie. En el interior de la abadía se encuentra los restos de San Cecilio, otro de los Varones Apostólicos y muy venerado en Granada, además de ser el patrón de la ciudad.

Acompañando al rio por la llamada Carrera del Darro, continuamos de frente siempre, y pasaremos por Plaza Nueva hasta llegar a la Plaza de Isabel La Católica. Monumento señero en Granada. De esta plaza saldremos por la izquierda, por la calle Pavaneras; seguiremos siempre de frente por la calle Sta. Escolástica, que nos lleva a la calle Santiago, dónde se encuentra el Convento de las Comendadoras de Santiago. El comedor y la Hospedería se realiza por la calle paralela Paco Seco de Lucena en la parte posterior del edificio; por lo que hay que dar la vuelta por las calles Aguado o Moral Alta.